Martes, 30 de Mayo del 2017
EnglishGermanPortugueseSpanish
LA MUERTE LENTA / Por Claudio Paolillo
Domingo, 18 de Diciembre de 2016

images Una muy poderosa bomba ya reventó en Uruguay. Pero no se trata de una que arrasa con la vida de miles de individuos apenas estalla. No. Es una bomba que explota y mata de a poco. Lanza un gas que abomba a las personas y estas van muriendo casi sin darse cuenta, mientras los que siguen en la macabra fila observan el fenómeno como si fuera parte de la naturaleza, de un destino inmodificable o de un designio divino. La sociedad uruguaya está tan abombada que gasta toda su energía en debates estúpidos sobre los asuntos más minúsculos y superfluos, mientras la gran bomba de la muerte lenta avanza sin parar en la destrucción de lo que va quedando en pie.

La cosa va mal. Pero puede ser muchísimo peor en 10, 15 o 20 años si los que aún se preocupan por la suerte de este país (y no me refiero únicamente al gobierno o a los políticos —grandes responsables, desde ya—, sino a toda la clase dirigente y a cualquier uruguayo que no se conforme con mirar imbecilidades en Facebook o con enviar y recibir mensajes sobre las naderías mayores en WhatsApp) no advierten en algún momento la enormidad del desafío y se junten para, por lo menos, parar la funesta tendencia.

¿Cuáles son los elementos que componen esta maldita bomba? A saber: la catástrofe de la educación pública, una “máquina antidemocrática” tremendamente eficaz para producir desi­gualdad; la escandalosa fragmentación social (económica, sí, pero —sobre todo y principalmente— cultural) que separa todos los días un poco más a una parte de la sociedad de otra parte de la misma sociedad, a raíz de un sistema que está formando “dos razas distintas”(1); un escenario de violencia anormal, producto de las dos plagas anteriores, donde los valores de la convivencia armónica, de la fraternidad y de la tolerancia van cayendo cada vez más en desu­so, y la perspectiva ine­luctable para las próximas dos generaciones de que sus posibilidades de trabajo serán completamente diferentes a los empleos que conocemos hoy.

Dos profesores de la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo (IEEM), Pablo Regent e Ignacio Munyo, publicaron en junio una investigación que eriza la piel. Estudiaron, mediante un método científico desarrollado en Estados Unidos, cuántos trabajos corren riesgo de extinguirse en los próximos 10 a 20 años en la sociedad uruguaya por la evolución de la tecnología y la robotización.

¿Saben qué descubrieron? Que el 54% de los empleos actuales corren un alto riesgo de desaparecer. Para un 23% el riesgo es mediano y para el restante 23%, bajo. “En otras palabras”, precisó Munyo, “más de la mitad de los trabajadores en Uruguay corren un alto riesgo de perder su trabajo actual porque, nos guste o no, ya no va a ser necesaria una persona para cumplir con esa tarea”. Regent puso el ejemplo de los restaurantes, que dan empleo a miles de mozos, cocineros, cajeros o limpiadoras. Pero hoy el 70% de esos negocios gastronómicos integran la categoría de “comida rápida”. Y “ya hay muchos restaurantes de este tipo que comienzan a trabajar con aplicaciones a través de teléfonos inteligentes que eliminan gran parte del trabajo del mozo convencional”. Por supuesto, continuarán existiendo restaurantes de alto nivel y ahí seguirá habiendo mozos porque “hacen más que servir la comida”. Pero estos negocios son y serán una minoría.

También mencionó a los call centers, hasta hace no mucho tiempo “vistos como la panacea para las clases medias en países de baja renta”. Ya existen robots que pueden hacer el trabajo del 90% de los empleados de esos centros de respuestas. Todo esto ya llegó y solo va a avanzar. No hay reglamentación, ley ni decreto voluntarista que pueda ponerle un vallado.

Todo el tiempo que los administradores pierdan en tratar de frenar este fenómeno, es tiempo que no utilizan para pensar de qué vivirán las personas cuando esta espiral siga desenvolviéndose. Los conservadores (que los hay en Uruguay en cantidades industriales tanto en la llamada “izquierda” como en la llamada “derecha”) aspiran a bloquear Uber, Airbnb, Amazon, PedidosYa, Alibaba y todos los demás inventos que ni siquiera imaginamos existirán el año que viene. No podrán. No pierdan más el tiempo. Pero lo peor aún está por venir. Según la investigación, los que hoy tienen un nivel educativo más alto poseen empleos con menos chances de quedar obsoletos. “A medida que aumenta la formación educativa se reduce el riesgo de robotización”, explicó Munyo.

¿Cómo se distribuye el riesgo de quedarse sin trabajo? Previsiblemente, de este modo: 59% para los que completaron primaria; 49% para los que hicieron secundaria; 44% para los que tienen educación técnica; 27% para quienes terminaron la universidad, y 18% para los que consiguieron un título de posgrado.

¿Y cuáles son los trabajos más expuestos a la desaparición y cuáles los menos expuestos? El 78% de los que pertenecen al sector primario de la economía (cargar bolsas en el puerto o extraer hortalizas a mano, por ejemplo), el 75% de los de la industria, el 69% de los del comercio y el 38% del sector servicios.(2) La consecuencia más peligrosa de la gran bomba de la muerte lenta es la fatídica combinación de estos dos simples datos: cuanto más y mejor formado esté el individuo, más posibilidades tendrá de conseguir un empleo decente; pero, en Uruguay, más del 50% de los adolescentes de 15 años carecen de las habilidades necesarias para desarrollar una tarea más compleja que simplemente cumplir una serie de instrucciones para hacer una tarea rutinaria. En palabras de Munyo, “más de la mitad de los uruguayos que están ingresando al mercado de trabajo es fácilmente robotizable”.

La investigación de Regent y Munyo incluyó una sugerente frase del filósofo y escritor estadounidense Elbert Hubbard: “Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres corrientes. Pero no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario”. Así como vamos, no hay luz al final del túnel.

Con un 60% de los adolescentes sin terminar secundaria, con la propagación de la “grieta” social que está generando un sistema educativo agotado y agostado, y con la violencia sin sentido producto de esos descomunales desastres nacionales, solo emergerán hombres y mujeres “ordinarios” y sin futuro. Para que haya hombres y mujeres “extraordinarios” es necesario desterrar el inmovilismo autocomplaciente que vivimos hoy y revolucionar todo el esquema; no con un parche aquí y otro allá, sino girando 180 grados.

De otro modo, los estragos de la bomba de la muerte lenta serán todas las semanas más dañinos que la semana anterior.

(1) Búsqueda Nº1.874.

(2) Revista de Negocios del IEEM (6/2016)

- Publicado en Búsqueda (27/7/2016)

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cultura

Sin precipitación… / Por Danila Luque

18/05/2017
"Todo lo que se hace con precipitación, termina fácilmente en derroche". Así habló Zaratustra. Un pasaje por este misterio que llaman Irán. Sin dudas...

Librería Madrid recomienda: VENCER PARADIGMAS. Cambios que construyen nuevas realidades.

06/05/2017
Autor: Alexis Jano Ros - El autor de "Vencer Paradigmas" es licenciado en comunicación y postgrado en comunicación organizacional por la Universidad...

Agropecuarias

INDUSTRIA CÁRNICA: Firman preacuerdo

18/05/2017
Las dos cámaras empresariales de la industria frigorífica y los trabajadores agremiados suscribieron esta tarde un preacuerdo en la sede del Ministerio...

GANADERIA FAMILIAR Y DESARROLLO RURAL: Seminario en UDELAR Tacuarembó

18/05/2017
Al Campus Interinstitucional de Tacuarembó (INIA, MGAP, UDELAR), asistieron, en un seminario realizado en el pasado mes de marzo, más de 120 referentes...

Encuesta

¿Piensa que es importante La Fiesta de la Patria Gaucha en nuestro departamento?

Cotizacion

  Compra Venta
   Dolar
   Peso Argentino
   Real
   Euro

Usuarios en linea


Tenemos 57 invitados conectado(s)

Uruguay

CARNAVAL: Firman convenio para instalar Escuela de Oficios

18/05/2017
La institución Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares de Uruguay y el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional firmaron un convenio para instalar la Escuela de Oficios de Carnaval Juan Antonio Iglesias. En la...

Gobierno garantiza derechos ante la revolución tecnológica

18/05/2017
“El Gobierno está atento a los cambios normativos necesarios para atender la nueva realidad digital, producto de la revolución tecnológica”, aseguró el subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri. Hay que garantizar la libre competencia, el pago...

El promedio de ingresos de la población trans mayor de 50 años es de .700 por persona

18/05/2017
El director de Promoción Sociocultural del Mides, Federico Graña, informó que, según datos actualizados, las personas que se declaran trans en Uruguay son 937. Como aspectos llamativos, añadió que solo 2 % de ellas superan los 65 años de edad y que el...

Acuerdo en los principales temas con UPM

18/05/2017
Las negociaciones entre el Gobierno de Uruguay y UPM -con la perspectiva de instalación de una tercera planta de celulosa en nuestro país- se encuentran en la etapa final de su primera fase. Como consecuencia de la negociación realizada -la que está aún...